es ca en fr

Guía de Especies

Biología de las medusas

Las mariposas del mar

Las medusas son invertebrados marinos de aspecto muy frágil ya que más del 95% de su cuerpo está compuesto por moléculas de agua; su transparencia les permite camuflarse completamente en el mar. Viven a mar abierto donde se dejan llevar por las corrientes marinas, aunque también pueden desplazarse mediante los latidos rítmicos de sus umbrelas. Forman parte del grupo de los cnidarios (cnidé– ortiga en griego), como las anémonas y los corales, y se caracterizan por las células urticantes que tapizan sus tentáculos, los cnidócitos, que utilizan como defensa y para capturar su alimento. Existen unas 200 especies de medusas, con tamaños que oscilan entre los 2 cm hasta los 2 m de diámetro, y con tentáculos de hasta 40 m.

Muchas medusas presentan durante su ciclo vital dos formas de vida como las mariposas y las orugas, así que podríamos nombrarlas mariposas del mar. Una forma de vida está fija al fondo, el pólipo, y la otra tiene vida libre a mar abierto donde se deja llevar por las corrientes marinas, la medusa. Las medusas adultas se reproducen sexualmente originando unas larvas, las plánulas, que se fijan al fondo en forma de pólipos. Estos pólipos se reproducen asexualmente por un proceso de gemación y bajo unas condiciones ambientales determinadas generarán las pequeñas éfiras que darán lugar a las futuras medusas.

 

La proliferación de las medusas

Durante la primavera y el verano la temperatura del agua de la costa y del mar es similar. Las medusas adultas, que han permanecido durante el año en el fondo marino en forma de pólipo, son arrastradas por las corrientes marinas superficiales hacia la costa. Los cambios en los factores ambientales, los inviernos más suaves y los veranos más calurosos, y la disminución de sus depredadores naturales como tortugas o atunes por sobrepesca, son algunos de los factores que causan un aumento de los enjambres de medusas en las playas.

 

En convenio de colaboración con:

El Consejo de Investigaciones Científicas (CSIC) a través del Instituto de Ciencias del Mar y L’Aquàrium de Barcelona han puesto sus conocimientos para mostrar y dar a conocer las medusas y para sensibilizar a la sociedad sobre la conservación del medio marino.