es ca en fr

Guía de Especies

Coral rojo

Nombre científico: Corallium rubrum

DESCRIPCIÓN:
El coral rojo es un cnidario o celentéreo colonial; una rama de coral está formada por muchos animales (llamados pólipos) que conforman una colonia. Las ramas son de color rojo y los pequeños pólipos de color blanco con 8 brazos.
Su tamaño máximo es de 50 cm.

BIOLOGÍA:
Como todos los corales es un animal colonial. Son un conjunto de pequeños pólipos que construyen una estructura calcárea para protegerse.
Se alimenta de plancton mediante filtración.
La reproducción es mixta, primero se produce la fecundación de los óvulos y después las hembras dejan ir a las larvas que nadan libremente. Estas larvas se fijarán en el sustrato y formaran una nueva colonia. Esta colonia crecerá mediante reproducción asexual por gemación.

HÁBITAT:
Este coral se encuentra a profundidades medias, entre los 50 y los 200 m, en zonas de corrientes permanentes, cuevas oscuras y grietas.

DISTRIBUCIÓN:
El coral rojo vive en todo el Mediterráneo y se ha convertido en una especie casi exclusiva de este mar. Se puede encontrar en la parte occidental del Mediterráneo y el Atlántico.

ESTATUS:
En la actualidad, las colonias de coral rojo se encuentran prácticamente destruidas y en total regresión, a causa de la gran explotación que ha sufrido. En el territorio catalán el coral rojo es una especie protegida (decreto 389/2004, de 21 de septiembre, por la que se regula la pesca de coral rojo (Corallium rubrum) en las aguas interiores del litoral catalán).

CURIOSIDADES:
Desde hace siglos, el coral rojo ha sido una especie muy apreciada y desconocida. Todo el mundo pensaba que era un mineral o una planta. El hallazgo más antiguo es un esqueleto de un hombre con pequeñas perlas de coral, encontrado en 1908 en Wiesbaden (Alemania). Se calcula que debe de tener unos 25.000 años de antigüedad. En las tumbas de los faraones también se encontraron adornos de coral. Los romanos, por ejemplo, lo usaban como talismán para combatir diferentes enfermedades. La religión cristiana utilizaba el color rojo como símbolo de la sangre del sacrificio de Jesucristo; y en la edad media era costumbre llevar trozos de coral en una bolsa para espantar a los malos espíritus y las brujas. Hasta comienzos del siglo XIX se creía que el coral rojo era una planta petrificada que siempre estaba en plena floración.