es ca en fr

Guía de Especies

Roca verrugoso

Nombre científico: Synanceia verrucosa

DESCRIPCIÓN:
El pez roca verrugoso se llama así porque tiene verrugas y manchas por el cuerpo para que no se le distinga del medio que le rodea. Deja que las algas y las anémonas crezcan por encima de su piel para contribuir a su camuflaje. La longitud de este pez suele ser de 30-40 cm, y más de una tercera parte de su cuerpo está ocupada por la zona cefálica. La boca, que se encuentra en la parte superior del cuerpo al igual que sus ojos, es grande y sobresale hacia delante bien abierta y después vuelve a su posición inicial. Esto le permite capturar peces de un tamaño considerable. Su coloración puede variar dependiendo del sustrato en que se encuentre. La piel tiene manchas que imitan esponjas y algas, que le ayudan en su comportamiento mimético. Las aletas ventrales, dorsal y anal tienen algunos radios duros transformados en espinas, que pueden inyectar veneno.
Su tamaño máximo es de 40 cm.

BIOLOGÍA:
La aleta dorsal del pez roca verrugoso presenta 12 ó 13 radios duros, modificados en espinas con capacidad de inyectar veneno. Hay 3 espinas más en la aleta anal y 2 en las ventrales. Cada espina tiene una o dos glándulas venenosas. Se trata de un veneno que afecta a las células y el sistema nervioso, parecido al de las cobras. Las espinas venenosas no son utilizadas para cazar peces para su alimentación, sino exclusivamente como defensa frente a otros depredadores. Pasan la mayor parte del tiempo quietos, esperando una posible presa que atrapan por succión.
Se alimenta de peces y crustáceos. Aspira las presas con la boca protráctil con un movimiento casi imperceptible que dura décimas de segundo.
Tiene reproducción ovípara, es decir, pone huevos.

HÁBITAT:
El pez roca verrugoso vive hasta 20 m de profundidad. A menudo bajo rocas y salientes, en los cuales se camufla.

DISTRIBUCIÓN:
Se encuentra en el Indo-pacífico (mar Rojo, costas de Oceanía…).

ESTATUS:
Especie no evaluada (según la lista roja de especies evaluadas).

CURIOSIDADES:
Se trata del pez más venenoso del mundo. La picadura suele provocar la muerte en pocas horas. De no ser así, la curación puede ser muy lenta (meses). Las heridas de han de tratar inmediatamente con agua caliente (ya que neutraliza la toxina). Existe un antídoto específico elaborado en Melbourne, Australia.