Mercurio en los peces

2021-06-22

Desde L’Aquàrium de Barcelona queremos hablaros del mercurio en los peces, el tóxico invisible.

 

 

 

El mercurio es un metal pesado ubico, un elemento químico tóxico presente en la corteza terrestre en diferentes formas químicas: mercurio elemental, mercurio inorgánico (sales cómo el cloruro y el sulfuro) y mercurio orgánico; todas ellas con una determinada toxicidad.

 

Una tercera parte del mercurio presente en el ambiente tiene un origen natural, es liberado en el entorno por la actividad de los volcanes y la erosión de las rocas que lo contienen.  Las otras dos terceras partes son de origen antropogénico, son consecuencia de la combustión de carbón y petróleo para la producción de electricidad, la incineración de residuos, y la producción de cloro y sosa cáustica, entre otras sustancias químicas.

 

Todo el mercurio liberado se encuentra en su forma elemental o inorgánica y se deposita en los suelos y el agua. Algunos microrganismos acuáticos pueden transformarlo en formas orgánicas, principalmente metilmercurio, la forma más tóxica y la más perjudicial para nuestra salud.

 

El metilmercurio puede ser ingerido por microrganismos acuáticos que sirven de alimento a los peces, artrópodos, moluscos y cefalópodos. Éste se acumula en los tejidos grasos de los animales, y tarda mucho en ser eliminado del cuerpo. Por este motivo se biomagnifica a lo largo de la cadena trófica y grandes predadores como  el atún rojo, el pez espada y el tiburón pueden acumularlo en grandes cantidades.

 

¿Consumir pescado es peligroso?  

 

La dieta mediterránea es muy rica en pescado, pero no hace falta alarmarse, la exposición al metilmercurio depende más del tipo de pescado que consumimos que de la cantidad total ingerida. Es importante controlar el consumo de especies con un alto contenido de mercurio, pero especies como el salmón y el lenguado, marisco como el langostino y algunos bivalvos (mejillones, almejas), representan una buena opción ya que tienen un menor contenido de mercurio en su organismo.

 

¿Cuál es el colectivo más vulnerable al metilmercurio?

 

El colectivo más sensible es el formado por mujeres (antes y durante el embarazo y durante el periodo de lactancia) y niños. El metilmercurio tiene efectos nocivos sobre el desarrollo neurológico del feto y en niños. Se ha detectado alteraciones de la memoria, el lenguaje y la visión, y la atención entre otros, en niños expuestos al metilmercurio.

Altos niveles de concentración de mercurio durante un periodo largo de tiempo puede producir también problemas neurológicos y renales en adultos, así cómo enfermedades cardiovasculares y alto riesgo de sufrir un infarto de miocardio. Diferentes estudios epidemiológicos han demostrado que gran parte de la población contiene altos niveles de mercurio en sangre, muy por encima a los niveles de seguridad.

 

 

En la web de l’Agència Catalana de Seguretat Alimentària, se pueden consultar las recomendaciones que se deben seguir para poder consumir pescado de forma segura.

 

Comer pescado es seguro y saludable, es un alimento que no puede faltar en nuestra dieta.

 

Desde L’Aquàrium de Barcelona apoyamos la pesca sostenible per garantizar la supervivencia del ecosistema marino. La sobreexplotación pesquera se ha traducido en una importante pérdida de la biodiversidad de mares y océanos de todo el mundo. El modelo de pesca sostenible utiliza métodos más selectivos, rechaza la pesca indiscriminada per proteger la fauna marina, evitar el desperdicio y contribuir en la seguridad alimentaria.