es ca en fr

¡UN TIBURÓN!

2018-01-09

Una criatura seductora y poco conocida, igual que el medio en el que habita.
Estos peces han contribuido a la creación de numerosas leyendas en las que se mezclan miedo y fascinación. Incluso en las películas nos presentan a estos animales como monstruos marinos, crueles e insaciables. Pero, ¿realmente merecen tan mala fama?

Hace 400 millones de años ya existían tiburones que nadaban en las aguas profundas de los océanos, mucho antes de que los primeros vertebrados colonizaran tierra firme. La mayor parte de fósiles encontrados de tiburones son dientes, ya que son objetos duros y resistentes, de naturaleza ósea. Sin embargo su esqueleto, que es de cartílago, no se conserva bien.

Hace entre unos 20 y 2,6 millones de años  vivió el gran Carcharodon megalodon, un pariente muy cercano del actual tiburón blanco. Los dientes fósiles del megalodón superan los 15 cm. Esto nos hace pensar que su abertura bucal podía hacer unos 2 m y que debía de medir entre 15 y 18 m de longitud.

 

Dentadura del tiburón toro

Un tiburón toro mostrando su dentadura en L’Aquàrium de Barcelona

 

SABÍAS QUE…

  • Los hawaianos creían que un difunto miembro de la familia podía volver al mundo de los vivos en forma de tiburón. La persona reencarnada se convertía en el guardián de sus parientes y los protegía tanto a ellos como a los recursos de su isla.

 

  • “Requin”, es decir  tiburón en francés, deriva de la palabra latina “requiem” que significa misa de difuntos; también se cree que “shark” (tiburón en inglés) deriva del término alemán “shurke” que significa malvado, canalla.

 

  • Muchas partes del tiburón se utilizaban antiguamente como talismanes. Así, los dientes, con los que se hacían colgantes, servían para proteger a los niños de cualquier mal. También los utilizaban para detectar si había veneno en las comidas: si éstas estaban envenenadas, el diente cambiaba de color.

 

  • La sopa de aleta de tiburón es muy apreciada en China. Es una comida exquisita desde hace más de 2000 años.

¿CUÁL ES EL TIBURÓN MÁS GRANDE?

El tamaño de los tiburones es muy variable. Puede oscilar entre los 18 cm del tiburón  enano (Squaliolus laticaudus) y los 18 m del tiburón ballena  (Rhincodon typus). Sólo un 20% de los tiburones superan los 2 m y aproximadamente la mitad miden menos de un metro.

¿QUÉ COMEN? ¿CÓMO LO HACEN?

Prácticamente todos los tiburones son depredadores activos. La gran mayoría se alimenta de peces óseos, otros tiburones, moluscos cefalópodos (calamares, sepias), cangrejos, erizos… Son pocas las especies que se alimentan también de mamíferos marinos y que, por lo tanto, son potencialmente peligrosas para los humanos, como por ejemplo el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), el tigre (Galeocerdo cuvier) u otros tiburones grandes. Hay tiburones, como el tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) o el tiburón ballena (Rhincodon typus) que son filtradores o depredadores pasivos y se alimentan de plancton. La mayoría de tiburones se alimentan cada 2 ó 3 días y comen una cantidad equivalente a un 3-5% de su peso corporal. Pueden pasar, no obstante, meses sin comer nada y sobreviven consumiendo sus propias reservas.

En general, las mandíbulas son potentes y disponen de varias hileras de dientes. Normalmente sólo es funcional la hilera de dientes más externa y, a medida que estos dientes se rompen o caen, son reemplazados por unos nuevos situados en la hilera de detrás. La mayor parte de los tiburones sólo cambian uno o dos dientes a la vez, pero algunos como la mielga (Squalus acanthias) y el tiburón cigarro (Isistius brasiliensis) cambian toda la hilera de golpe.

Algunas especies bentónicas, de fondo, como la musola (Mustelus mustelus), presentan pequeños dientes redondeados y dispuestos en forma de mosaico, para poder triturar invertebrados con concha. Otros, como el pez martillo (Sphyrna zygaena), tienen los dientes triangulares y planos, con los márgenes dentados y muy afilados para cortar. Finalmente, un tercer tipo de dientes, largos y puntiagudos, son los que utilizan los tiburones para sujetar a las presas y tragárselas enteras, como es el caso del tiburón toro (Carcharias taurus).

 

huevos de pintarroja

Huevos de pintarroja, un tiburón de unos 70 cm de longitud con una forma alargada y delgada

 

LOS TIBURONES EN EL MEDITERRÁNEO…

A pesar de que los tiburones están considerados como peces propios de los mares tropicales, se han descrito más de 45 especies diferentes en el Mediterráneo y muy pocas de éstas se consideran peligrosas para los humanos. De las especies que podemos encontrar la mayor parte no superan los 1,5 m de longitud y muchos de ellos ni siquiera llegan a medir 1 m.

En las regiones central y oriental del Mediterráneo se alcanzan grandes profundidades a muy poca distancia de la costa, cosa que facilita el acceso de especies pelágicas. En cambio, en nuestro litoral, con perfiles marinos más suaves, las especies pelágicas potencialmente peligrosas suelen encontrarse mar adentro. A pesar de ser muy poco probable un encuentro con un tiburón blanco (Carcharodon carcharias), la mayoría de éstos se dan en las costas italianas.

El negrito (Etmopterus spinax) es el tiburón más pequeño del Mediterráneo. Raramente supera los 45 cm y puede vivir entre los 70 y 1200 m de profundidad.

El tiburón más grande de nuestras aguas es el inofensivo peregrino (Cetorhinus maximus), que puede superar los 9 m de longitud. Se trata de un gran viajero. Para comer, nada con la boca abierta y se alimenta de zooplancton.

 

 

LOS HUMANOS Y LOS TIBURONES

Las historias sobre tiburones surgieron hace muchos años y todavía están presentes en muchas culturas. Son especialmente abundantes en las islas del Pacífico, donde los tiburones eran considerados dioses. Las leyendas europeas son menos abundantes y suelen ser historias de marineros que, fruto del miedo, han dado a estos animales de muy mala fama.

No obstante, durante siglos, pueblos de todo el mundo han capturado tiburones ya que prácticamente se pueden aprovechar todas las partes de su cuerpo.

Con los dientes se fabrican armas y joyas. Su carne se puede consumir y además sirve para fabricar harina de pescado para la alimentación de animales domésticos. El aceite que produce su hígado, que contiene escualeno, antes se utilizaba para las lámparas, y ahora para obtener remedios medicinales, fertilizantes y cosméticos. Su piel seca, el chagrín, se utilizaba como lija para pulir la madera, o para encuadernar libros, confeccionar tambores, correas de reloj, zapatos, etc. En los Estados Unidos se han hecho transplantes de córneas de tiburón a seres humanos, y se han hecho estudios para comprobar si el cartílago de tiburón podría evitar el desarrollo de tumores cancerígenos.

 

Tiburón de puntas negras

Un tiburón de puntas negras explorando uno de los tanques en L’Aquàrium de Barcelona

 

 

Se estima que los seres humanos provocan la muerte de unos 200 millones de tiburones cada año, mientras que los tiburones atacan entre 50 y 70 personas por año y sólo entre 5 y 10 de estos ataques son mortales.

Comparados con los peces óseos, los tiburones presentan una tasa de reproducción mucho más lenta y necesitan también más tiempo para alcanzar la madurez sexual. Con todo esto, podemos entender que la mala fama de los tiburones es ciertamente inmerecida. De las 500 especies existentes sólo tres son potencialmente peligrosas para nosotros: el tiburón blanco (Carcharodon carcharias), el jaquetón toro o sarda (Carcharhinus leucas) y el tiburón tigre (Galeocerdo cuvier).

¿Todavía pensáis que, entre tiburones y humanos, las víctimas somos nosotros?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los productos o servicios ofrecidos en nuestra página web mediante el seguimiento y el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, entendemos que usted acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador o, en su caso, obtener más información en nuestra Política de cookies | OK