L’Aquàrium de Barcelona trabaja para la protección del ecosistema marino

2022-05-24

L’AQUÀRIUM APORTA SU GRANITO DE ARENA PARA LA PROTECCIÓN DEL ECOSISTEMA MARINO

                                                                                                                                

 Miércoles, 18 de mayo de 2022. Limpieza de la playa de Sant Miquel de Barcelona.

 

 

El pasado miércoles 18 de mayo, el alumnado de 5º de primaria de la Escola Mediterrània y de la Escola Alexandre Galí, y de 3ero de la ESO del Institut La Sagrera, participó en la limpieza de la playa que L’Aquàrium de Barcelona y PlasticFREEwave, asociación sin ánimo de lucro que nació para proteger los hábitats marinos de la contaminación plástica, organizamos en la playa de Sant Miquel de Barcelona.

 

Voluntarios de las dos entidades, alumnado y profesorado, compartimos una jornada cuyo objetivo no era tan sólo recoger residuos que se acumulan en la costa, sino hacer visible y concienciar a la población del problema que se vive actualmente, a escala mundial.

 

Diversos grupos de trabajo compuestos por alumnado de los 3 centros educativos y voluntarios de L’Aquàrium de Barcelona y Plasticfreewave recogimos un total de 10,5 kg de residuos (unas 10 bolsas) todos ellos de un solo uso, en menos de una hora. En la posterior clasificación de estos residuos se contaron casi 1000 colillas, 107 pajitas de plástico, 70 bastoncillos de las orejas, 50 tapones de botella, 48 bolsas o fragmentos de bolsas de plástico de un solo uso, tapones de corcho, entre otros. 

 

 

 

 

 

Vivimos rodeados de plástico, todo lo que nos rodea está hecho o contiene una gran cantidad de este material tan contaminante. Todos los residuos que se generan y que no se reciclan correctamente corren el riesgo de ir a parar al medio ambiente, y por tanto, al mar. De hecho,  cada año 8 millones de toneladas de residuos llegan al mar, poniendo en peligro el ecosistema y las especies que lo habitan.  

 

De todo el plástico que se ha generado hasta día de hoy, sólo el 9% se ha reciclado, el 12% incinerado y se calcula que la gran mayoría, casi el 80% restante, ha acabado indirecta o directamente al mar.

 

Los plásticos que se acumulan en la costa tan sólo representan el 15%  del todo el plástico que se acumula en el fondo marino. Lamentablemente muchas aves y mamíferos marinos, peces y otras especies mueren a causa de estos plásticos, ya sea porque los ingieren en confundirlos con su propio alimento, o porque quedan atrapados en ellos. El plástico es un material que se dispersa muy fácilmente y que tiene un periodo de descomposición muy largo,  que depende del tipo de plástico y de las condiciones ambientales a las que se expone. El oleaje ayuda a fragmentar los residuos más grandes en trozos más pequeños, generando los temidos microplásticos, de manera que se pueden llegar a encontrar restos de plástico en todo el planeta, incluso en la Antártida y en el Ártico.

 

¿Qué podemos hacer para reducir el impacto del plástico en los ecosistemas marinos?

 

Lo más importante es REDUCIR el consumo de plástico, especialmente el plástico de un solo uso que tenemos a nuestro alcance en nuestra vida cotidiana: bolsas de la compra, envases de víveres como la fruta y la verdura, y otros, que muy probablemente acabaremos desechando en la basura una vez usados. Todos estos materiales se pueden sustituir por otros mucho más respetuosos con el medio ambiente, como las bolsas de tela reutilizables para la compra y fiambreras para adquirir las compras a granel.  Sólo así podremos eliminar estos envases que son del todo innecesarios.  

 

Algunos productos se pueden REUTILIZAR, así ahorramos la energía que se destina a producirlos otra vez. Cuanto más reutilicemos, menos residuos generamos y menos recursos gastamos, contribuyendo así, al ahorro energético.

 

El RECICLAJE consiste en utilizar materias primas de un producto una vez usado, para producir otros. Todos los ciudadanos disponemos de un sistema de recogida selectiva que nos permite separar los residuos que generamos. Cada vez es mayor el número de productos que se recogen por separado para ser reciclados: vidrio, papel, cartón y envases, pilas, aceites, medicamentos y radiografías…

 

Además, reciclar es ahorrar: energía, agua potable, materias primas, impacto en los ecosistemas y recursos naturales, tiempo, dinero y esfuerzo.

 

En L’Aquàrium de Barcelona amamos el mar y trabajamos para la conservación y la protección del ecosistema marino.